Les presentamos el ‘Violentometro’, una herramienta que utiliza nuestra afiliada Camioneros de Argentina para medir la violencia; específicamente, la violencia doméstica perpetrada por la pareja, pero también sirve como termómetro para medir las distintas manifestaciones de violencia que padecen las mujeres en la vida cotidiana, incluidos en sus puestos de trabajo y en la calle.
Esta herramienta complementa a la Rueda de poder y control. La rueda de poder y control es excelente para visibilizar las distintas formas de abuso y control y el ‘Violentometro’ nos permite medir claramente la escalada de los abusos y del control. En un extremo del termómetro encontramos los chistes ofensivos y, en el otro extremo, el asesinato, y ambos se dan en nuestros lugares de trabajo.
El ‘Violentometro’ nos muestra cómo los abusos y el control apenas son visibles al principio. Se ejercen de forma tan sutil que parecen triviales. Los consideramos algo normal. Entonces, ¿para qué quejarnos? ¿Para qué meternos en líos? No tienen importancia. Tan solo es un chiste inofensivo… Tan solo es un comentario de nuestro jefe… Tan solo es un “cumplido” de nuestro colega… Tan solo es un insulto de un pasajero… ¿Cómo vamos a llamar violencia a estas cosas? ¿Por qué no, mejor, nos calmamos? Esta es la lógica que utilizamos normalmente y es una barrera muy potente que frena a las mujeres a la hora de denunciar los casos de violencia doméstica o laboral.
Lo cierto es que nada de eso es “inofensivo”. Todo está conectado y forma parte de una escala que va desde el sexismo al acoso sexual, a la agresión sexual, a la violación y al asesinato.
Muchas gracias a nuestras compañeras argentinas por enviarnos esta valiosa herramienta. Si tienen ustedes algo que consideren de utilidad, por favor, envíenlo a women@itf.org.uk.